CAPITÁN PHILLIPS

Capitán Phillips es un análisis desde varios puntos de vista que el director Paul Greengrass hace sobre el secuestro del carguero norteamericano Maersk Alabama, llevado a cabo por un grupo de piratas somalíes en el año 2009. Desde las diferentes ópticas de Grengrass, es al tiempo un emocionante thriller y un complejo retrato de la miríada de efectos que trae consigo la globalización. La película se centra en la relación que se establece entre el oficial al mando del Alabama, el Capitán Richard Phillips (el dos veces ganador del Oscar® de la Academia, Tom Hanks) y el jefe de la banda somalí, Muse (Barkhad Abdi). Enfrentados entre ellos en un choque de fuerzas irreversible frente a las costas de Somalia, ambos hombres se hallarán a merced de fuerzas que escapan de su control.

En Capitán Phillips, el director Paul Greengrass traza la emocionalmente intensa historia de piratas somalíes que retienen a un capitán americano, desvelando la brecha económica subyacente que desata los acontecimientos. La historia comienza simultáneamente en Vermont, donde el Capitán Phillips se despide de su familia para llevar un buque de carga (en parte llevaba alimentos para poblaciones necesitadas) y en Somalia, donde Muse, que en otros tiempos fue pescador, pretende hacerse con uno de los  valiosos barcos que cruzan su costa diariamente. En el centro de la confrontación entre Phillips y unos desesperados piratas somalíes, Greengrass revela el abismo que existe entre aquellos que forman parte del lucrativo ciclo de comercio internacional, y aquellos atrapados fuera del mismo.

Como documentalista que ha sido, Greengrass siempre se ha sentido atraído por historias que profundizan en eventos contemporáneos, desde Bloody Sunday, que trata sobre una masacre por parte del ejército británico en Irlanda del Norte, hasta United 93, sobre el vuelo secuestrado durante el 11-S en el que los pasajeros impidieron que los secuestradores se salieran con la suya, pasando por Green Zone: distrito protegido, sobre la guerra de Irak. Pero Greengrasss también es conocido por ser el innovador realizador de thrillers de refrescante realismo tales como El ultimátum de Bourne y El mito de Bourne.

El 75% de Capitán Phillips se rodó en 60 días en mar abierto. “Para mí ha sido muy importante rodar esta película en el mar, en un navío en funcionamiento” asegura Greengrass. “Comencé la película con la convicción de que teníamos que recrear el suceso en condiciones tan próximas como fuera posible a aquellas en que realmente sucedieron los hechos. En Capitán Phillips la audiencia no va a encontrar héroes convencionales — tan solo seres humanos con sus complejidades sociales, culturales y personales. Greengrass vio a Richard Phillips no como el motor de la historia sino como un hombre que, mientras se dedicaba tranquilamente a su trabajo, de repente se vio arrastrado por un violento suceso mundial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *